¿Por qué tienes que gestionar tu marca personal?

¿Por qué tienes que gestionar tu marca personal?

Las ventajas de la gestión de tu marca personal, están claras: nuevas vías de ingresos, aumento de patrocinadores, un plan de reorientación profesional, mejorar tu red de contactos, tener más presencia en medios de comunicación y una comunidad activa en redes sociales.

Pero… ¿por qué tú? Por qué no puedes centrarte en lo que realmente te gusta, que es entrenar y competir, y no tener que pensar en todas estas cosas… ¿No existen ya los agentes o representantes?

Representación

¿Tu agente o representante sabe de marca personal? Igual es perfecto como intermediario con clubes o instituciones deportivas, lo mismo también sabe de patrocinio deportivo y relaciones con marcas, incluso que sepa sobre marketing de influencers… Vamos a pensar que estás en una agencia que además tiene quien te asesore con las redes sociales, te ayude con la presencia en medios de comunicación y desarrollen tu modelo de negocio…  Genial. Eso sería lo ideal, pero no es lo habitual, y por eso debes ponerte en marcha y gestionarla.

Pero vamos a pensar que sí. Que estás en una gran agencia que te ofrece todo esto. Aún así, el control de tu empresa es tuyo. Sí, un CEO decide y su equipo ejecuta. El CEO tiene que conocer bien su empresa y qué quiere de cada área, aunque luego los expertos de cada una le aconsejen y ejecuten. Y ya no es solo porque tú marcas las directrices, y no eres un producto de una agencia, sino tú, sacándote el máximo provecho y rendimiento. No es solo por eso, es que tú eres la cara visible y el portavoz de tu empresa. Debes conocerla al dedillo, debes tener las riendas, tomar las decisiones, y además, debes remar a favor para que el equipo consiga los objetivos.

Aunque te aconsejamos que te rodees por un equipo de profesionales que tengan experiencia, y te ahorren tiempo y dinero en tareas financieras, legales, de representación y comunicación, eres tú quien toma las decisiones, y para hacerlo eficazmente debes conocer bien tu marca personal, tu modelo de negocio, tu reputación, tus fortalezas o tus oportunidades.

Gestionar tu marca personal es tener tú el control

La clave para una venta es la confianza, y esta se asienta en la coherencia. Cuantas veces se ve a un deportista respondiendo a una entrevista o posteando en redes sociales algo que se aleja de la imagen que intentan vender de él. Es que no se debe “vender” una imagen de quien eres, sino realmente a quien eres. El ‘postureo’ no puede durar eternamente.

Y la otra opción que nos quedaría por ver, es en la que no tienes representante o agente. Probablemente estás esperando a conseguir un logro deportivo destacado para empezar a rentabilizar tu carrera, para que los patrocinadores lleguen, para que un agente se interese… ¿Qué tal si dejas de esperar, de perder el tiempo, y asumes tú esa responsabilidad?

Si te dedicas a un deporte minoritario o con poco movimiento económico, déjame que te haga las cuentas. El 20% del dinero que ingresas no cubre los gastos de una agencia que te ofrezca toda esa situación ideal. Si no tienes alta visibilidad ni grandes logros deportivos tienes opción de generar ingresos, pero el tiempo de dedicación, el trabajo que va a realizar un agente no se compensa con lo que le podrías abonar en forma de comisión. En resumen: no eres rentable. Gestionar tu marca personal te va a permitir aumentar tu visibilidad, hacerte más atractivo y rentable, no sólo para patrocinadores, también para que esas grandes agencias o representantes acaben trabajando para ti.

Modelo de negocio

La vida competitiva tiene fecha de caducidad, pero quién eres, tu personalidad, tus valores, tus intereses, seguirá evolucionando, y generando beneficio. La clave para desarrollar un modelo de negocio está en convertir tus conocimientos, experiencias y contactos en vías de ingresos. Posicionar una marca, un negocio con unos productos y servicios que hay que diseñar lleva su tiempo, por eso es recomendable empezar cuanto antes.

Existe ya un modelo predefinido para el deportista: las masterclass, los campus, las conferencias en empresas, la publicación de autobiografía, los concursos de la tele y, algo que ahora está de moda, los documentales. Pero este modelo se puede ampliar conociendo al deportista, poniendo sobre la mesa sus capacidades y aprendizajes particulares y transformándolos en productos y servicios.

Al igual que cada deportista puede desarrollar vías de negocio diferentes, tiene potenciales patrocinadores distintos, en base a eso se pueden definir activaciones de patrocinio distintas según la aportación de la empresa, ya sea económica o en especie.

Aunque en la negociación de un patrocinio siempre es recomendable un intermediario, el deportista, en las distancias cortas, es donde tiene que marcar diferencia. Saber, que si va a un acto, tiene que hacer contactos que luego pasará a su representante, agente o intermediario, o directamente plantear ese patrocinio sabiendo previamente cómo debe hacerlo.

Si no entiendes tu negocio, ¿Cómo vas a gestionarlo? ¿A desarrollarlo? ¿A aumentar tus ingresos? A tomar decisiones que afecten en este sentido?

Aunque puede que no te veas así, cuando vives de becas y subvenciones eres un asalariado. Cuando ingresas por patrocinio, contenidos, experiencias… en ese momento pasas a ser un empresario, y obviamente, necesitas saber cómo conseguir clientes, porque tus ingresos dependen de que te compren.

Visibilidad

Gestionar tu marca personal también significa ser proactivo en tu visibilidad, no esperar a que seguidores o medios de comunicación se interesen por ti porque seas noticia una vez al año, se trata de generar contenido y proporcionárselo a los medios para estar presente, para que la gente te tenga presente, porque lo que no se ve, no existe.

La saturación de contenidos e información que nos rodea, y el estado de los medios de comunicación, con redacciones cada vez más reducidas y menos especializadas, hace que no se busque tanto la noticia, sino que se selecciones, edite y produzca.

Hay tanta información, se generan tantos contenidos, que los periodistas reciben información hasta saturarles, por lo que no buscan nada más allá de lo que reciben y si lo hacen es en excepcionales ocasiones.

Además, tú debes gestionar tu marca personal porque tu mensaje debe trasladar tu posicionamiento y tu oferta de productos y servicios, además del compromiso con tu comunidad de seguidores y fans.

Deja una respuesta